Busco trabajo

BUSCO TRABAJO, PERO NO TENGO EXPERIENCIA. ASÍ DEJÉ MI TRABAJO.

Días después de terminar la carrera, en una calurosa noche de Julio desde cualquier casa donde habita un ilusionado estudiante. Casi sin pestañear, observa la pantalla del ordenador. Con el navegador abierto y un millón de pestañas tan pequeñas, apiladas que casi no se lee el contenido de cada una. Se puede intuir por los emoticonos varios infojobs, un puñado de jobdaily’s, linkedin y un borrador de su currículum lo mas cuco y explicativo posible.

Mareado de tanto cambio de pantalla y de tantos anuncios de trabajo. Buscando, rebuscando y remirando, siempre pone lo mismo:

“Se busca trabajador con 40 años de experiencia. En posesión del santo grial, la piedra filosofal y la espada de Excalibur. Indispensable el título de madre/padre de dragones y heredero de Góndor.” Finalmente, acaba con un “sueldo a convenir”.

Su cabeza intenta de alguna manera solventar esos requisitos ¡pero no, es imposible tenerlo todo! Mas aún, si eres joven ¡Felicidades! Has entrado en la pescadilla que se muerde la cola. El no tengo trabajo, porque no tengo experiencia. Te sientes desprotegido. Te sientes como Nemo y Doris nadando entre un mar plagado de tiburones y ¡los tiburones existen!

Playas de Formentera

Los tiburones no tienen aletas y nadan por el fondo marino. Los tiburones son de carne, hueso y andan por la superficie terrestre. Son aquellas personas sobreexperienciadas cuyo discurso laboral es “yo con mucha experiencia a mis espaldas te voy a dar mis sabios consejos, pero no me puedo permitir pagarte o lo que te pagaré no cubrirá ni la gasolina de tu fiat panda. Te aseguro que tendrás una gran experiencia y serás el mejor del mundo con introducirme en tu currículum con letra negrita y en mayúsculas”

Amiguita o amiguito mío corre ¡Huye despavorido mientras puedas como si no hubiera un mañana! La experiencia no te la dan o conceden como siempre nos han hecho pensar, o por lo menos en mi entorno siempre ha sido así. La experiencia se crea, se educa y se consigue.

Mientras estás delante de tu móvil buscando ese trabajo, eres un diamante en bruto. Cargado de ilusión y sueños. Brillas con luz propia. Bajo ningún concepto, dejes que nadie te destruya esa forma de iluminar.

Como siempre cuento por instagram, mis pasiones son la fotografía y la arquitectura. En fotografía siempre he llevado la marca personal junto con Sara. Como arquitecto, no fue así y dejé que entraran hasta lo mas profundo y casi revientan la bombilla a golpetazos morales muy duros.

Sara Cuadrado y El Ramo Volador

Tras vivir personalmente una situación laboral como arquitecto durante casi tres años con una experiencia en el tramo final de ese periodo muy negativa, os puedo decir que la generación que está accediendo a sus primeros puestos de trabajo es la mejor preparada de la historia. Ha aprendido a vivir, sobrevivir y revivir debido a las múltiples caídas morales que ha sufrido. Somos los que hemos vivido muchos trabajos precarios, donde nos pintaban un futuro incierto y oscuro. No hemos disfrutado de muchas oportunidades, pero hemos sabido crearlas.

Desde las escuelas nos han preparado para vomitar información. A sentirnos cómodos escondidos tras miles de palabras escritas en libros. Anteponer la teoría a la práctica propia de lo que crees. Estandarizar las ideas y contestar verdadero o falso. A pensar que no tenemos ni idea y que cuando salgamos a la calle esos tiburones nos comerán o en mi caso, como arquitecto, que hiciera lo que hiciera tuviera cuidado porque podía ir a la cárcel.

Eso no es así. He mirado a los ojos a esos tiburones y he visto miedo. Miedo en sus ojos al ver esas personas aventureras que se lanzaban al vacío, o que ellos así lo pensaban al carecer de experiencia. No se lanzaban al vacío, llevaban el mejor de los paracaídas en forma de diamante en bruto; su ilusión. Pequeños autónomos que se han convertido en grandes grupos unidos que soñaban muy fuerte desde dentro, cansados de esta realidad.

Hoy día, hay muchos peces en el mar y los tiburones saben donde están esos bancos de peces aturdidos, que no saben que hay otra alternativa y se aprovechan de ellos para poder comer, comer y comer. En estas condiciones hay pocas personas que quieran apostar por ti. En su lugar quieren que demuestres todo lo imposible, obteniendo ellos mucho a cambio de poco. Pero existen esas personas que apuestan por ti, y si la tienes, cuidala. Cuidala como el bien mas preciado, porque son personas que saben sacar tu mejor versión solamente estando a su lado.

Parece fácil visto desde fuera, pero cuando estás dentro de la mandíbula de un tiburón no es nada fácil de ver. Hace cinco meses que decidí dar un gran paso. No lo anuncié directamente, aunque tengo que admitir que algo se me escapó por instagram, quería dejar un tiempo prudencial para no decir nada en caliente. Madurarlo y verlo desde otra perspectiva. Posiblemente, esa decisión ya estuviese tomada mucho tiempo antes de aquella fecha.

Hasta entonces ejercía de fotógrafo junto con Sara y de arquitecto para una empresa y no por cuenta propia como ahora. Imaginaros lo que puede suponer a nivel de horas. Al principio, todas las horas me parecían pocas porque disfrutaba con lo que hacía y como lo hacía dentro del estudio y como fotógrafo de boda. Eso que dicen que la ilusión mueve montañas es verdad. Te lleva a unos extremos que jamás puedes pensar que llegarías.

boda campestre

Poco a poco en el tiempo, esa falsa ilusión que tenía acerca de donde trabajaba fue desvaneciéndose. Yo no quería ver la verdad, aún viendo que en menos de tres años pasaron mas de diez compañeros, que tal y como llegaban se iban. Eso me afectaba mucho. Yo no quería creer que fuera posible dentro de una empresa tratar mal a un trabajador y no ser consciente de ello, aunque hacia mi no se efectuara ese trato. Soy una persona muy clara y siempre lo he sido. Tal y como lo sentía lo conté a los jefes y se solucionó, al menos aparentemente, pero todo volvió a su cauce en poco tiempo después.

Saqué en claro que las personas no cambian si no quieren cambiar y si no tienes autocrítica, puedes pensar que lo que tiene que cambiar es la totalidad del mundo que te rodea. Que entren y salgan chicos y chicas cargados de ganas, sin ser objetivo contigo mismo y ver que has hecho sentir mal a tantas personas que ponían ganas en hacer crecer a tu empresa por activa y por pasiva no es bueno.

Sara, el Ramo Volador, el Fotomatoncito y todas las parejas que pasaron finde tras finde alegraban esos momentos. Me metían en una montaña rusa de felicidad los fines de semana y cuando hacía fotos, pero ¡ay cuando llegaba el Lunes! Se convertía en la bajada más acelerada en caída libre hacia el subsuelo mas profundo.

Boda en Castell d'Empordà

Con lágrimas y un llanto muy fuerte, casi sin poder hablar, me fui de allí. La noche anterior no dormí, me fuí hacia el estudió, sin horas de sueño en el cuerpo y con unas ojeras que parecía un mapache. Por la noche no paraba de pensar conmigo mismo. No lo consulté con nadie más y tomé una decisión ¡Hasta aquí llegó todo!

Todo me afectaba muchísimo y tuve claro que lo que estaba peligrando en ese juego era la ilusión con la que estudié la carrera. Estaba en juego la pasión con que estudié arquitectura y que tanto esfuerzo me había costado. El único que podía hacer algo era yo. Solo dependía de mí y de nadie mas. Supe que hay dinero que no se debe ganar y que hay cosas que valen muchísimo mas.

Acabé una entrega que teníamos entre manos y recogí mi monitor, mis papeles de tres años y me despedí de mis compañeros sin poder argumentar palabra. Lo cargué todo en el coche y me fuí a casa. Casi no veía en la carretera con la cara hinchada, pero metro tras metro en el coche me sentía libre. Sentía libertad de que hubiesen prevalecido los principios por encima de todo. Llegué a casa y le dije a Sara que ya había acabado todo.

Horas después teníamos nuestra primera mentoría con Noe y fue un chutazo de adrenalina por el cuerpo “que lo has dejado ¡Es la mejor noticia que me has podido dar! ¡Ahora vamos al lío!” Me dió la sensación que ella viéndolo desde fuera lo veía súper claro, pero para mi desde dentro era un laberinto sin salida, hasta que ves un poquito de luz entre muros. Cuando la escuché con esas palabras, ví que todo era más fácil, que era una decisión sensata. La decisión que no te hace daño, la que te hace volar.

Guillermo Pacheco Ruda fotógrafo del Ramo Volador

¿Por esto hay que pasar en muchos casos para conseguir experiencia? Pues sinceramente prefiero no rellenar una fila de mi currículum con palabras vacías. Palabras que resuenan muy profundo por ser quienes son a cambio de dejar volar para siempre mi ilusión. Prefiero tener ganas a palabras rinbombantes de los mejores estudios que están llenos de esclavos a los que no han enseñado que hay otro camino, el suyo propio. El que se crean ellos con su propia experiencia.

Por eso, sé que hay otro tipo de experiencia. La que tú mismo creas. Experiencia que sale de dentro. La que aprendes de los que admiras por como son y no por lo que aparentan. Experiencia que dibujas y desdibujas a tu gusto. La que emociona a la gente que te vé como lo haces. En definitiva, la que te deja ser tu en tu verdadera esencia y en estado puro. No es un camino fácil, pero disfrutas con las piedras del camino y con el trayecto aleatorio que trae consigo.

No te dejes llevar por falsas experiencias cedidas que nunca llegan. Indaga entre bambalinas y disfrázate con trajes de alegría. Danza con aquellos que te den la experiencia de vivir lejos de las falsas fachadas de un marketing que no va mas allá de una máscara que pronto caerá. A mí me llevo casi tres años poder escribir lo que he resumido en el último párrafo. Visto ahora sentado delante del ordenador, incluso me parece surrealista.

Si has llegado hasta aquí habría que convalidarte un máster en lectura avanzada de artículos y si estás en una situación similar es más fácil de lo que parece, aunque te parezca un mundo. Me encantaría leerte, saber de ti así que si te animas aquí nos puedes dejar un comentario y te contestaremos con el máximo cariño del mundo.

DESPLEGAR & COMENTAR +

Cuánta verdad y sobre todo cuánta honestidad en tus palabras, Guille. Sin duda los que te conocemos sabemos e intuimos lo difícil que ha podido resultar este período de cambios para ti. Pero por otra parte, también nos alegramos de lo que brilla ahora tu futuro y todos tus proyectos, que por fin son 100% tuyos y no de tiburones como los que mencionas en el post.
A darle fuerte, que no ha hecho nada más que empezar.
Pd: Cuando me contasteis la decisión, te aplaudí muy fuerte desde casita!

Guille & Sara. El ramo volador

Eso es lo bueno ¡esto no ha hecho nada más que comenzar! Ya ves, el último año fué un año de altibajos cual montaña rusa en pleno funcionamiento. De hecho me llamaron del Terra Mítica y de Disney ofreciendo contratos millonarios a raíz de poseer el mejor looping de vértigo que causaba furor. Fuera bromas, muchas gracias Andrea los compartiremos juntos seguro y nos disfrazaremos con una manta para asustar a vuestros gatos jaja

Tioooo! hiciste bien en dejar el curro y abrirte camino por ti mismo!!! Yo he perdido muchos años haciendo vídeos para un ‘tiburón’ a cambio de supuesta experiencia y de poder probar muchas cámaras y distinto material. Cansado de oír siempre la misma cantinela: Intentándome convencer de que sin ellos yo no era nadie. Al final te das cuenta de que no tienes nada más que aprender y que si te quedas solo servirá para que se aprovechen de ti y que te corten las alas. ¡Mucha suerte! aunque currando con gana e ilusión, casi que no te hará falta 🙂

Guille & Sara. El ramo volador

¡Sí que eres alguien! Y a la vista está. No te falta el trabajo y no paras. Al final el mejor camino es el que nos podemos crear nosotros mismos y tu eres un sano ejemplo de ello. Un abrazaco y el año que viene nos vemos mucho 🙂

No sabes lo mucho que me suena todo lo que cuentas. Hemos hecho juntos el curso de Inst&roll!!!
Yo estudié Arquitectura técnica y acabé la carrera en plena explosion de la burbuja inmobiliaria. Metidos de lleno en la crisis lo unico que encontraba eran «se busca aparejador. Minomo 5 años de experiencia» esa misma pescadilla de la que tu hablas. Fue una época horrible, aunque hoy me alegro. Yo ya había empezado a odiar la carrera gracias a mi tutor en el proyecto final, que me amargó lo que debería ser el mejor año de mi vida. Pero cuando acabé sentía que despues de los 5 años que le había dedicado era lo que tenía que hacer y dedicarme a ello.
Como no lo encontré y tras un año de penurias viendo pasar las horas en el reloj empecé enserio con la fotografía y empecé a estudiar para saber màs. Lo que en principio muchos vieron como un suicidio para mi fue una liberacion y me encanta la decision que tomé el día que decidí que esto era lo que quería hacer.
Sigo encontràndome gente que me dice eso de «y siendo aparejadora te dedicas a hacer fotos,…?» Si, fotógrafa y a mucha honra!
Me alegro de que hayas despertado y te vayas alejado de esa vida que auguraba muy prometedora pero ha resultado ser de alta toxicidad.
Todo pasa por algo, y solo puede ser por cosas buenas! Un saludo!!!

Guille & Sara. El ramo volador

Hola Lore! De la gran escuela que ha creado Susana! 🙂
Totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Al final si contribuimos a mantener esas empresas que no tienen por donde aguantarse las estamos alimentando con nuestra ilusión. Eso no es bueno. Si que hay oportunidades, lo que pasa que es más fácil echar un currículum y depender de que otro la encuentre que poder encontarllas nosotros mismos. Siempre nos han vendido lo contrario, no tienes experiencia, nadie te va a querer, consiente tu explotación y un largo etc cada vez con menos argumentos.
Salimos de la carrera a la misma vez. Era una época horrible porque no había absolutamente nada y dentro de la carrera te habían vendido humo a cantidades industriales que no verías ni la mecha de lo que te prometían.
Me alegro que encontraras en la fotografía tu vía de escape. A mí tambien me preguntan si me dedico a la fotografía siendo arquitecto. Hoy día me dedico a ambas cosas pero solo trabajo para personas con las que me den buen feeling trabajar y que yo haya aceptado.
Un abrazaco 🙂

Mejor no podía estar explicado! Estoy totalmente de acuerdo contigo y me quedo con algo que yo también aplico, la experiencia la creas tú mismo y sobretodo la ilusión y las ganas pueden con todo!!! Seguro que es la mejor decisión que podías tomar!!!
(@sandralovesadriana)

Guille & Sara. El ramo volador

Hola Sandra! No hay mayor verdad que esa de que la experiencia la creas tu mismo con la ilusión y con las ganas. Visto desde fuera si que era la mejor decisión que podría haber tomado. Nos tenemos que ver en Sevilla y comernos un serranito ¡Olé! jajaj