Cuando abrimos temporada de comuniones como aún no estamos inmersos en plena temporada de bodas abrimos unas plazas limitadas para reírnos con los peques de la casa.

El estilo de fotografía es muy similar al de las bodas. Solemos irnos al campo, a la playa o a algún monte para conseguir un reportaje natural y que el peque se sienta más cómodo con nosotros que en un estudio oscuro con un millón de luces sin saber muy bien dónde está. Es por ello que evitamos las fotografías de estudio

¡Es tiempo de sonreir!

DESPLEGAR & COMENTAR +