fotografos de bodas

NUESTRA PRIMERA BODA JUNTOS COMO FOTÓGRAFOS DE BODA

El pistoletazo de salida para la dualidad Sara-Guille no fue previsto. Ni siquiera fue planificado, pero bien es cierto que las mejores cosas llegan sin buscarlas y una de las mejores cosas, sin duda, se presentaba el día 3 de Septiembre de 2016 que haríamos nuestra primera boda juntos como fotógrafos de boda.

Antes, nosotros trabajábamos por separado. Antes de ir a todos los saraos como inseparables era así. Aunque no éramos novatos en esto y ya nos dedicábamos a ser fotógrafos de saraos y bodorrios aproximadamente tres años y llevábamos unas cuantas bodas detrás de las cámaras.

Tenéis que imaginarme en una habitación a las tres de la mañana de un día cualquiera, cual niño rata alumbrado por la pantalla de un ordenador. El niño rata, AKA Guille, iba a contrarreloj para la entrega del proyecto fin de Máster de Peritación y Rehabilitación ¿Suena divertido a que sí?

Sara a 1200km al norte, me hacía compañía virtual ante la situación infumable de ese trabajo, mientras ella editaba fotos de bodas al otro lado de la pantalla. Aquel mismo día, por la tarde los videógrafos de Marie Marry Me le habían preguntado a Sara si podía ir a fotografiar una boda a Burdeos, porque la chica que tenía que ir a hacer la boda como fotógrafa se había puesto enferma y tenían que buscar un plan B. Sara tenía ocupada la fecha y no podía. Ese tema no se volvió a tocar en toda la tarde. Entre normativas y cuentas matemáticas interminables se abrió una ventana de whatsapp a las 3 AM:

“¿Guille te vienes pasado mañana a una boda en Francia que seguimos sin fotógrafo?”

chateau de la motte husson bodasfotografos de bodas de destino

Vale ¡Keep calm! Que solo estoy a 2500km de la boda pero contesto: “Sí, yo voy del tirón”. Nueva ventana en Google Chrome, buscador de vuelos abierto y a buscar vuelos como si no hubiera un mañana. “Jérez-Burdeos, ¡Ya está lo tengo!”

Abrí la puerta del pasillo de casa a las 3:30 de la mañana y me fuí a la habitación de mi hermano:

 – ¿Me puedes llevar a las 5 al aeropuerto de Jérez?

 – ¡Tú estás loco a Jérez! ¡Anda y acuéstate!

Pasillo para abajo corriendo al ordenador. Activado el plan B ya que, si no hay vuelo directo, vamos a buscar vuelos con escalas, aunque tarde 18 horas en llegar.
“Este sí que sí Sevilla-Lisboa y Lisboa-Burdeos”

Pasillo para arriba de nuevo y esta vez probemos suerte en la habitación de al lado.

– Papá, antes que nada no os asustéis que no me pasa nada aunque vaya corriendo arriba y abajo por la casa a las tres y media de la mañana. Os quería preguntar si en dos horas me podéis llevar al aeropuerto a pillar un vuelo.

– ¿Un qué?

– Un vuelo para hacer una boda en Francia.

– Sí claro, ya te llevamos.

Pasillo para abajo de nuevo, con cara de felicidad y a tomar viento el ordenador con el trabajo dentro. Bueno, ¡Miento! Cierro el portátil, lo meto en su bolsa y me lo llevo para seguir en el aeropuerto cual arquitectógrafo responsable. Cámaras dentro , baterías on fire, pilas del Mercadona que acabo de improvisar para el flash y ya tendremos todo listo.

escape to the chateau

Todo esto sucedía a espaldas de Sara. Eva de Marie Marry Me me decía que no le dijese nada a Sara para que fuese sorpresa, ya que ella, dos días después de esta boda que yo iba a hacer, tenía otra boda con ellos, la boda de Charlotte & Rich, el 3 de Septiembre de 2016.

Yo soy de esas personas que voy gritando a cielo pelao cuando algo es guay y que no puede aguantarse a un día de cumpleaños si ya he comprado el regalo ¡Lo tengo que soltar! También desaparecer 3 días de la superficie del globo terráqueo virtual debido al roaming inexistente por aquel entonces, no parecía una buena idea.

Así que, lo solté “¡Sara que nos vemos en 3 días y hacemos una boda juntos!”

Dirección al aeropuerto de Sevilla. Parada en Lisboa comiendo pasteles de Belém. Llegada a Burdeos. Parece mentira que en dos líneas se puedan resumir medio día entre aviones y pasajeros.

Primer bodorrio de la semana y Martí de Marie Marry Me y yo vamos al lío, el reportaje de boda fue genial y lo adelantaré rápidamente porque si no esto se os va a hacer infinito. Cuando llegamos a casa a las 2 de la mañana ya había llegado Sara en coche desde Girona y qué carita de bobo se me quedó. Porque son de esas cosas que no puedes explicar, que un día cualquiera te surja ese plan de la nada ¿destino?

fotografos de bodas angel adoree

Amanece y otras 6 horitas de coche dirección al Chateau de la Motte Husson, muy cerca de Laval, al norte de Francia. Ese castillo se podría resumir en la expresión de ¡Bienvenidos al paraíso de las bodas! Un lugar donde hay mariposas por las paredes y detrás de una puerta te puede esperar tranquilamente la estatua de una jirafa. Donde cada rincón es bonito y nuestra primera boda como fotógrafo de bodas juntos fue aquí. Es uno de los sitios al que guardamos mucho cariño por lo que significa para nosotros. Con la cabeza en las nubes había algo que no nos cuadraba “Espera Sara, eso es la televisión inglesa y ¿Están grabando un programa? ¿Por qué todos los invitados se hacen fotos con los dueños del castillo? ¿Por qué la gente me llama Will? ¿Es por la peli que me parezco a Matt Damon?”

chateau de la motte husson

Bueno esta última, sí que me la sé. Cuando hacemos bodas fuera de España me autocambio el nombre a Will, porque Guillermo es súper chungo de pronunciar, pero todo lo demás ni la más remota idea.

Así que aquella misma noche echamos mano a google y buscamos toda la info habida y por haber del castillo y de los dueños. Resulta que Angel y Dick (los dueños), son presentadores de televisión en Channel 4, entre otras cosas porque son verdaderos cracks en todo lo que se proponen y como lo hacen. Habían comprado un castillo en Francia para rehabilitarlo y mientras lo hacían grababan un reality que se llama “Escape to the Chateau y que a día de hoy emite Cosmopolitan TV. Por eso, si veis su primer capítulo nos veréis correteando para aquí y para allá juntos por primera vez como fotógrafos juntos.nuestro propio castillo

De aquel día nos queda el recuerdo de un libro firmado por Angel Adoree (la dueña del castillo) que pone “Sara & Will”. Posiblemente fue la primera persona que nos preguntó si éramos pareja para dedicárnoslo a los dos. En ese momento nos miramos y nos reímos mucho, porque no lo sabíamos ni nosotros. Ese libro lo guardamos con mucho cariño como quien escribe con grafiti en una pared sus nombres como quinceañeros locos.

Libro dedicado de Angel Adoree

Ese no fue el único libro, ni aquella fue la última boda como fotógrafos de bodas que hicimos allí. Durante dos años seguimos yendo e hicimos hasta 4 bodas allí. Durante ese tiempo hemos visto crecer al castillo y el castillo nos ha visto crecer a nosotros como pareja y como fotógrafos de boda.

El segundo libro que nos regaló Angel llegó con fotos nuestras dentro y un escrito dedicado dándonos las gracias por capturar el viaje y su historia. Aquel castillo fue nuestro inicio juntos, nuestra primera boda y todo surgió por pura causalidad.

Libro del Chateau de la Motte Husson

Así fué nuestra primera aventura juntos como fotógrafos de boda tras las cámaras. Si no encuentras el programa o quieres chafardear cualquier cosilla que te podamos ayudar del Chateau de la Motte Husson estamos por aquí pendientes de la cajita de comentarios.
Si te has quedado con ganas de ver la boda completa te dejamos el link aquí 

DESPLEGAR & COMENTAR +

Cuando os caséis ¡¡ha de ser en ese castillo SI o SI!! que historia tan chula :))

Guille & Sara. El ramo volador

Igual si tendrá que ser allí 🙂 Ahora la fecha será 2044 jajajaj

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies